Tolkien

<< En un agujero en el suelo, vivía un hobbit… >>

Así comienza una de las novelas más conocidas, escrita por J. R. R. Tolkien: “El Hobbit”. Y con esa misma frase, escrita sobre un papel en blanco, finaliza la película que nos acerca a la figura del joven escritor en sus primeras etapas. 

El fin de semana pasado fuimos a ver Tolkien, atraídos por la fama internacional de este escritor inglés en los últimos decenios. 

En el viaje en coche que realizamos el verano pasado, casi por casualidad, o más bien, aburrimiento, le pedí a mi hija mayor que nos leyera en voz alta el libro que llevaba entre manos. Resultó ser la primera parte del Señor de los anillos, y poco a poco nos fuimos sumergiendo en ese mundo fantástico, el cual solo habíamos conocido a través de la pantalla. La verdad es que el viaje resultó más ameno. 

Son tres películas que ya forman parte de los clásicos del cine fantástico. Muy recomendables para acercarse al mundo Tolkien, del cual ya existe una legión de seguidores. 

Durante los primeros años del 2000, salió a la luz, la trilogía del Señor de los anillos, dirigida por Peter Jackson, disparando el interés del público en conocer la vida del autor que tanta fantasía derrochó en su composición, allá por la primera parte del siglo pasado. 

Imangen: sensacine

En esta película de carácter biográfico que recientemente se ha estrenado en nuestro país, se muestra el círculo de amigos de su juventud, autodenominados El T. C. B. S., en alusión al pub donde solían tomar el té con frecuencia. Pero no hace referencia al círculo literario, llamados The Inklings, con el que más tarde compartiría la lectura de sus textos a medida que iba escribiéndolos. Escritores de la talla de C. S. Lewis, autor de Las Crónicas de Narnia, con el que compartía su amor por la fantasía, al igual que su amistad. 

Una de las curiosidades sobre Tolkien, que no aparece en el Biopic  es su poco conocida relación con España, si tenemos en cuenta que su tutor legal era un sacerdote católico que procedía del Puerto de Santa Maria (Cádiz). Francisco Morgan Osborne, al que, cariñosamente llamaban “Tío Curro”, y al que Tolkien se refería en alguna de sus cartas, como su segundo padre. 

Francisco Javier Morgan Osborne
Imagen: Diario de Cádiz

Lo más curioso es que este gaditano era descendiente de una escritora de la época del Romanticismo llamada Cecilia Bohl de Faber,  más conocida en España por escribir con el pseudónimo de Fernán Caballero. 

Según parece, Tolkien tuvo acceso a la biblioteca del sacerdote, donde aprendió algo de nuestra lengua, y pudo leer alguna de las obras de esta célebre escritora. 

Hay bastantes semejanzas entre los acertijos que Gollum propone a Bilbo Bolsón, en el Hobbit, y los que la escritora publicó en su libro “Cuentos, adivinanzas y refranes populares“, allá por 1877.

El joven Tolkien tenía una verdadera habilidad a la hora de inventar lenguajes imaginarios, como el Élfico, basado en lenguas escandinavas, y que hablan unos seres de sus libros llamados elfos, sacados de la mitología nórdica. 

Lo que es menos conocido es que también compuso otra especie de lengua fantástica llamada Naffarin, basada en una mezcla de latín y español. Lástima que no la introdujese en alguna de sus novelas. 

Solamente añadir un cosa más, y es que los descendientes del escritor, han reconocido públicamente que Tolkien pudo estudiar gracias “al dinero español del vino de Jerez”, puesto que el “Tío Curro” fue quien le pagó sus estudios y les dejó a cada uno de los hermanos, una renta de 1000 libras al fallecer. Detalles que no aparecen en la película, pero que es interesante saber. 


En el film se descubre la relación, en ocasiones complicada, con la que sería su esposa, Edith Mary Bratt, además de su musa y compañera durante toda la vida. 

Ella fue su inspiración para uno de los personajes: Lúthien, una elfa hija de un rey, que prefirió volverse mortal para compartir el destino de su amado Beren, un hombre.

En la lápida donde descansan los restos de Tolkien y Edith, aparecen sus nombres reales aparejados con los de Lúthien y Beren. 

Hoy nos despedimos con música de la BSO de “El señor de los anillos”, cuyo compositor es el canadiense Howard Shore. Esperamos que os guste.

Saludos desde la buhardilla.

Fuentes:

Imagen: https://pics.filmaffinity.com/tolkien-653590064-large.jpg

Información: Diario de Cádiz.

https://especiales.grupojoly.com/especiales/tolkien1-anillos/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s