Don Mariano, un genio olvidado.

<<Olvidados entre el polvo de los estantes>>, así sería la mejor manera de describir el estado en que a veces encontramos alguna de las maravillas que atesoramos en España. Mientras, en otros países ya correrían ríos de tinta e incluso existiría  una serie o un “biopic” sobre un personaje como el que tenemos el honor de desempolvar hoy en la Buhardilla. Sin embargo, aquí lo encontramos por casualidad. Recordamos así las recientes vacaciones estivales. 

http://www.alberguescaminosantiago.com/../Villafranca_del_Bierzo_Leon_Iglesia_San_Nicolas_el_Real.jpg

Una mañana cualquiera del mes de agosto. Una familia deambula por Villafranca del Bierzo dando sus primeros pasos por la capital de esta hermosa comarca leonesa.

Tras la pertinente visita a la oficina de información, han sido puestos al día de todas las opciones que hay a su alrededor. donde permanecerán los días sucesivos de visita. 

–  A estas horas, lo único que encontraréis abierto es el museo de ciencias de los Paúles – nos dijo la amable señorita que inasequible al desaliento, sonreía al otro lado del mostrador. 

–  Allí podréis ver una colección de animales y moluscos muy interesante. 

Al llegar al punto señalado, encontramos una iglesia abierta en la que frente al altar había situado un piano de cola, y en ese mismo instante, un pequeño virtuoso de diez años llamado Cayetano, ejecutaba una pieza de Mozart de una forma que nada tendría que envidiar a su autor a la misma edad. 

Contigua a la iglesia de San Nicolás, se haya la muestra de animales disecados en su mayoría por los propios Padres Paúles, entre los que se encontraba algún experto en taxidermia, y que supera,  a mi juicio, a muchas otras colecciones exhibidas en otras salas de museos de renombre que he visitado en anteriores ocasiones; por no hablar de la extensa exposición de moluscos procedentes en su mayoría de las islas Filipinas. 

El padre Díez en el Museo de Historia Natural, que fundó en el colegio de Villafranca-ABC

Pero la joya con la que habíamos de toparnos en esa misma sala no estaba dentro de una vitrina de cristal. Se trataba de un antiguo padre Paúl, profesor de ciencias, que organizó el completo laboratorio de física del colegio que ésta orden tenía en Villafranca. 

D. Mariano era desde su juventud, un enamorado, en primer lugar de su Vocación, y en segundo lugar, de las matemáticas y la física, lo que dio lugar a  numerosos inventos que desarrolló durante su vida y que siempre puso a disposición del público sin ningún interés personal. 

Corría el final de los años ochenta del siglo XIX, cuando nuestro protagonista empezó a interesarse en el mundo de la fotografía, que por aquel entonces comenzaba a despegar. En aquellos momentos, ya existían varios inventores trabajando en lo que sería el invento del siglo: El cinematógrafo. Pero aún no estaba resuelto el tema del movimiento de la imagen, tal y como hoy lo conocemos. 

El P. Mariano Díez Tobar, pues ese era su nombre completo y para más señas, de origen burgalés, no sólo dio con la solución, si no que además mandó construir un aparato que hoy en día se conserva todavía en el museo de Baños de Molgas (Orense). 

Con idea de dar a conocer su avance no científico, realizó una conferencia en Bilbao en la que, buenamente, puso a disposición de quien quisiera su innovación.  A dicha conferencia acudió M. Flamerau, representante de la casa de fotografía perteneciente a los Hnos. Lumière, quienes supieron aprovechar la oportunidad que se les presentaba.

Cinematógrafo inventado por el padre Díez, expuesto en el Museo de Baños de Molgas (Ourense)-ABC

El bueno de D. Mariano, con el único propósito de favorecer al mundo con éste avance, les facilitó, al parecer, todas las fórmulas matemáticas que resolvían el problema de la cronofotografía, y el diseño que había llevado a cabo, sin ninguna contrapartida. Pocos años más tarde, sería invitado por la misma Casa Lumière al estreno del cinematógrafo en su primera proyección en suelo español. 

En ninguna parte se hizo referencia a su nombre en el advenimiento de tan magnífico portento, como ha sido y sigue siendo el cine hasta nuestros días. 

D. Mariano Díez Tobar es otro de nuestros genios olvidados. Acaso sea nuestra parte de la culpa, por no haber sabido ver el potencial que tenemos entre nosotros, al igual que sucede en nuestros días. Otros, más espabilados, quizás hayan  sabido barrer mejor para casa. 

Mariano Díez Tobar (a la derecha) junto a otro padre paúl, Manuel Santín, detrás de alguno de sus inventos – ABC

Fuentes:

Museo de Ciencias Naturales y Etnográfico de los Pádres Paúles de Villafranca

https://www.abc.es/cultura/abci-invencion-padre-diez-historia-desconocida-genio-hizo-posible-cine-201905120048_noticia.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s